Amor incondicional. Amor de Aita. Amor de padre

FAMILY, LIFESTYLE & ART, LOVE | 5 noviembre, 2012 | By

Todavía no tengo retoños. Me cuesta pensarlo. Incorporarlos a mi vida. (Suspiro). Complicado, pienso. Hoy por hoy, estoy en ese estado de vida. Siento una especie de pánico y shock que me paraliza. Incluso me cuesta asumir la existencia de los bebés de mis amigas. ¿Ya estamos en ese periodo vital? ¿No ha llegado demasiado pronto?

Ahora entiendo un poco más por qué mi Aita (papá en euskera) se desmayó cuando vine al mundo. Directamente, al suelo.  Tuvieron que atender a mi madre y a él, al mismo tiempo. Supongo que le entraron los calores y la responsabilidad de traer una personita a este mundo. Su retoño.

Hoy es su cumple. Hoy hace años que él llegó a este mundo y, como no, se merece un post en mi espacio virtual. Uno y los que quiera, aunque a él no le gusta mucho este mundo. No es muy tecnológico, la verdad. Así que tendré que enviárselo como una carta postal.

Todavía recuerdo cuando era pequeña cómo corría hacia él cada vez que lo veía, gritaba “Aitaaaa” y me tiraba en sus brazos con el fin de que me levantase en el aire para sentir que volaba. Es uno de mis recuerdos favoritos de cuando era niña. Nunca se me va a olvidar. También recuerdo cuando me permitía tirarme en la nieve y hacer la croqueta. Me dejaba, no me decía nada, y yo feliz, claro. Eso sí, supongo que sería por tener una paciencia infinita y no querer enfadarse una vez más.  Los niños lo adoran. Siempre quieren estar con él.

Protección, amor incondicional, libertad, seguridad, bondad, discreción, amabilidad, tesón, cariño, diversión, seriedad, responsabilidad, lealtad, carácter, rebeldía y sensibilidad. Son las palabras que me vienen a la cabeza cuando pienso en él.

Sin demasiadas palabras, ni preguntas, ni explicaciones, capta mi estado de ánimo nada más verme, en cuestión de segundos. Cada vez que regreso al hogar,  tengo cuidados extremos. Es genial. Siempre tengo ganas de volver y disfrutar de la tranquilidad y sosiego propios del hogar, con ama y aita.

Cada día me doy cuenta de la enorme suerte que tengo de ser hija de mi Aita. Con sus virtudes y sus defectos, es un gran padre, siempre lo ha sido y siempre lo será. Por eso, desde aquí, emocionada, y a moco tendido, le quiero enviar todo mi cariño y amor en el día de su cumpleaños. Zorionak Aita! Maite Zaitut!

Comments

  1. Leave a Reply

    Alba
    5 noviembre, 2012

    Sin duda uno de los mejores post, esta hecho desde el sentimiento y aunque sea en particular para tu Aita, se puede equiparar a cualquier padre, por lo menos asi lo pienso.
    Ahora que soy madre entiendo ese amor incondicional hacia un hijo.

  2. Leave a Reply

    Pilar
    5 noviembre, 2012

    Preciosas palabras para tu padre que me hacen remover sentimientos hacia el mio, que aunque a no este a mi lado le siento cerquita…

  3. Leave a Reply

    B.
    5 noviembre, 2012

    Qué bonito! De verdad! Puedo escuchar ese “Aitaaaaa” Regálale ésto a tu papi! Se va a sentir bien orgulloso!!! Felicidades niña!

  4. Leave a Reply

    Catalina
    6 noviembre, 2012

    Muchas felicidades a todos los papás (aitas)…

    Gracias por recordarnos, su papel tan importante en nuestras vidas…

Leave a Comment

You can use these HTML tags:
<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>