written by

13 Noviembre, 2012

Hoy damos paso a nuestra nueva colaboradora de la que ya habéis escuchado mucho hablar, Jimena. Sensible, cariñosa, con magia, estilosa y melómana. Canta estupendamente, aunque  en ocasiones su vergüenza gana la batalla. Cuando no es así, su voz alegra todos los oídos que la llegan a escuchar. Cuando es feliz, vuela y se emociona y es como una pequeña princesa que hace realidad todo lo que desea. Os daréis cuenta en sus palabras. Ante todo, muchas gracias Jimena por tus bonitas y esperanzadoras palabras. Y eso, que el fin del mundo nos pille bailando…

Os dejo con ella:

He abierto ojos y oídos ante varias situaciones y comentarios en las pasadas semanas; intentando dar con aquello que realmente quisiera poner por escrito… Pero creo que todas mis anotaciones hasta  el momento tienen algo en común: el “aquí y ahora”

Alguien muy cercano en mi familia padece Alzheimer. Qué enfermedad tan dura y difícil. Marchita a quien lo sufre y a los que están alrededor..

(más…)

written by

12 Noviembre, 2012

Olor a bebé. Piel de melocotón. Gorgoritos. Teta time. Suavidad, delicadeza y tranquilidad. Mimo y protección. Estos han sido las características de mi fin de semana con Carles, un retoño de dos meses, y sus padres. Sinceramente, maravilloso.

A mí me gustaría ser él y tener unos padres como ellos, siempre se lo digo. Son el ejemplo constante de la existencia del amor. Conocí a Alba (su madre) en la universidad y, desde entonces, somos buenas amigas.  Supongo que la coincidencia de los principales valores de vida tiene mucho que ver.  Nos entendemos muy bien.

(más…)

written by

6 Noviembre, 2012

Esa sensación cuando conoces a alguien. Esas ganas de pasarte horas con esa persona especial que, de repente, ha entrado en tu vida y que, sin saber por qué, te apetece y te seduce. Todo encaja. Todo fluye. Natural, fácil, como les ha pasado a Jimena y a su guapazo creata. Menos mal que ella me hizo caso aquel día de septiembre y arriesgó, venciéndole la batalla a su querido amigo Miedo que tanto daño nos hace siempre. El que no arriesga no gana, dicen. Cada día estoy más convencida de arriesgar, haciéndole caso a nuestro corazón.

Esas ganas de risas vergonzosas, besos suaves, caricias sensuales, abrazos cálidos y amores dulces bajo la luz de la luna (o de la mesita de noche). Ese deseo de diversión, hedonismo y disfrute. Ese nerviosismo en la primera cita, en la segunda y en la tercera.

(más…)

written by

10 Octubre, 2012

Hoy doy paso a una nueva sección de colaboradores. Hoy le toca a Dani, un guapazo con ojazos, al menos, así lo definen mis amigas, sobre todo Jimena. Es uno de esos chicos que tienen ese no sé qué, qué sé yo que nos encanta a las mujeres.  Según dicen, es una persona que te hace fluir y te hace soñar, pero lo mejor es que consigue hacerte fluir soñando! Tiene un algo especial, os daréis cuenta en su post.

Sensible, divertidísimo, tranquilo y eufórico, según el momento. Le gusta bailar y llamar la atención (bajándose los pantalones en cualquier lugar, con unas copas de más, mientras seduce a las mujeres de su alrededor). Melómano y cinéfilo. Le encanta la cerveza, sobre todo, la rubia (y las morenas también, mucho; pero cuando se enamora, lo hace de verdad). Es capaz de conseguir que una discoteca entera se aprenda su baile favorito, pareciendo un flashmob organizado por alguna compañía. Lo ha hecho ya varias veces, impresionante. Un día le haré un post, que se lo merece, con vídeo incluido. En resumen, un chico sin igual, no me sorprende que sea un buen creativo y siempre esté rodeado de buena gente, como él.

Y, ahora, os dejo con Dani:

10:15 de la mañana. Entro en el Bar. Hoy es lunes y sabía que iba acabar a esta hora en este sitio. Como siempre está Chuchi, despeinado…  y al entrar por la puerta, noto el olor a jeta, o morro de cerdo, y a lejía de días.

–          Buenos días Chuchi. Litro de cerveza, ración de patatas y pincho de jeta.

(más…)

written by

2 Agosto, 2012

En Agosto todo se para. Se para el país, se para el tiempo, se paran las ganas, se para el esfuerzo, se para la capacidad de superación, se para el querer ser mejor (a nivel profesional), se paran las horas de trabajo… Y es que, en este país que vivimos, mientras el Gobierno discute si el violinista desafina o no y el barco se hunde, todo se para. Y es entonces cuando el Ave Fénix resurge de sus cenizas, si es que no lo ha hecho en primavera, todo surge, todo se mueve, todo nos gusta, todos y todas nos gustan y seducen, nos perdemos en la noche y volvemos a perdernos durante el día. A mí me pasa.

Nos gusta todo. El destape de las mujeres, sus minifaldas, sus minivestidos y sus shorts. El morenor y el contraste con sus ojos azules o verdes. La línea que separa el estar moreno de no estarlo, en un mismo cuerpo. Los abdominales bien marcados, la playa, las camisetas cortas, el bikini, el topless, el mojito al sol, el cuerpazo perfecto del vecino del ático de enfrente (ñam, ñam, ñam) o del amigo de tu amiga que está rebueno y ha resultado ser tu summer roll y además un Adonis (¡y tú feliz!).

El velero en el mar, navegar con tu chico a la luz de la luna, el nudismo en la playa paradisiaca, el amor después de un desayuno tardío o de una noche que nunca llegó a ser día, los vestidos carmesí, unos buenos senos, un baño con espuma y champagne acompañado escuchando Jazz, como le gusta a Jimena con su guapazo.

(más…)

written by

20 Julio, 2012

Jimena tenía miedo. Miedo de amar, de abrir su corazón, de querer, de sentir, de ilusión, de champagne entre espuma en la bañera, de cosas bonitas con alguien. Hacía unos meses que le habían roto el corazón en mil pedazos y le había costado juntarlos, muchos días, muchas lágrimas, muchas horas. Todavía no los tiene ni siquiera juntos, pero es normal, cuestión de tiempo.

Jimena tiene miedo de desojar todas las margaritas por miedo a que le dijeran todas que sí como dice la canción de Sabina. Miedo, y mucho. Y es que hacía un mes que había conocido a un guapazo con ojazos que le encanta y le daba pavor disfrutar de él y con él.

El miedo es el peor de los sentimientos que podemos tener porque no nos deja avanzar, nos paraliza, nos quedamos en el sitio y no arriesgamos. Sin reacción. Sin luchar por las cosas que queremos y sin poder conseguir nuestros sueños, ilusiones. Nada bueno, vamos.

(más…)