written by

23 abril, 2013

Hace un par de semanas, caminaba por la calle Libertad de Madrid cuando me encontré con La Carmencita y me enamoré al instante. Choqué con ella sin darme cuenta, como suceden las cosas que no tienen mucho sentido. Su estilazo y su belleza me sedujeron, y me quedé con ella a merendar y a cenar, hasta altas horas de la madrugada, disfrutando.

Fue entonces cuando entendí el encanto y adicción que produce la segunda taberna más antigua de Madrid. La Taberna La Carmencita, nuestra nueva vecina, se ha vuelto a instalar donde ya vivía en 1854 (calle Libertad 16).

Taberna La Carmencita

Abrió sus portones de par en par hace un par de semanas. A diario, lo hace desde la mañana hasta la madrugada, siguiendo su tradición, y nos invita a desayunar, comer, cenar,  a tomar el aperitivo y a una cena tardía. Sirve cenas hasta las dos de la madrugada, cosa que agradecerán los gatos noctámbulos que no tengan hora para irse a casa.

La Carmencita_Azulejo

Su cálido ambiente, sus preciosos azulejos y su bonita decoración te hace sentir como en casa. Pero lo más importante, la comida. ¿Qué cómo está? Riquísima. Todo es ecológico y está buenísimo. Desde su apertura he ido varias veces y se lo he recomendado a todos mis amigos.

(más…)